martes, 29 de noviembre de 2011

Los Magos de Oriente

L. Kupelwieser, "The Three Kings" (1825)

Todavía faltan treinta y pico jornadas para llegar al día que los niños y niñas esperan ansiosos todo el año: el de los Reyes Magos. Pero como mi elevado espíritu de anticipación es mítico, he imaginado una pequeña conversación entre estos tres sabios que alegremente reparten juguetes por doquier......


MELCHOR: Este balcón es realmente peligroso, casi me rompo una pierna.
GASPAR: Pues te mueves como si tuvieras rotas las dos.
MELCHOR: ¿Dónde se ha metido Baltasar?
GASPAR: Ahí llega. Lo oigo quejarse.
BALTASAR: ¡Mimi ni mzee sana kupanda kama tumbili!
MELCHOR: ¿Qué es lo que dices?
BALTASAR: Que ya estoy viejo para trepar como un mono.
MELCHOR: ¿Dónde habéis dejado los dromedarios?
BALTASAR: En el parking de ahí abajo, ¿Dónde querías que los dejase?
MELCHOR: Bien, vamos a ver, ¿cómo se llama el crío que vive aquí?
GASPAR: Hum, se llama, a ver.... Carlitos González
MELCHOR: ¿Y qué es lo que quiere?
GASPAR: Una muñeca Barbie
MELCHOR: ¿Cómo que una muñeca Barbie?
GASPAR: Es lo que pone aquí. Una muñeca Barbie.
BALTASAR: ¿Una muñeca Barbie?
GASPAR: Si, una muñeca Barbie
MELCHOR: No puede ser. Léeme su carta.
GASPAR: "Queridos Reyes Magos de oriente, como he sido bueno y he sacado buenas notas quiero que me traigáis una Barbie y...."
BALTASAR: ¿Una Barbie?
MELCHOR: No empecemos...continúa.
GASPAR: "....una Barbie y a su novio Ken, una cocinita mágica y un maletín de enfermera."
MELCHOR: ¿Y se llama Carlitos? ¿Cuántos años tiene?
GASPAR: Creo que cinco.
BALTASAR: Por lo menos no ha pedido el bebé glotón...
GASPAR: Sí lo ha pedido, no me habéis dejado acabar de leer.
MELCHOR: ¿Pero esto qué es?
GASPAR: ¿Y estos son los niños que salvaran al planeta en los próximos años?
MELCHOR: No me seas homófobo ahora, todos sabemos que tu primo Ezequiel babea mientras mira a los beduinos sudorosos descargar sus camellos.
BALTASAR: A ver si se llama Carlitas y se equivocó al escribir.
MELCHOR: ¿Carlitas? Mejor cierra la boca estúpido im.....
GASPAR: No lo pagues con él. Hemos de tomar una decisión. Le dejamos lo que nos ha pedido o actuamos por cuenta propia y...
MELCHOR: Podríamos dejarle una nota diciendo que las Barbies se han agotado y que le dejamos una metralleta.
GASPAR: ¿Y los Ken También? ¿Y las cocinitas mágicas?
BALTASAR: No os olvidéis del bebé glotón....
MELCHOR: ¿Qué podemos hacer?
GASPAR: Le dejamos un balón de futbol y un tanque teledirigido por control remoto.
MELCHOR: Espera. ¿Qúé es eso? ¿No escucháis un ruido extraño?
BALTASAR: Son los dromedarios que se están peleando otra vez.
GASPAR: O eso o los acaban de atropellar.
MELCHOR: ¡Mierda! ¿Qué es esto? Me he puesto perdido.
GASPAR: Enciende la luz y lo verás....es una palangana llena de agua.
BALTASAR: Para que beban los dromedarios.....
MELCHOR: Estúpidos críos. Se creerán que vamos a trepar con los bichos a la espalda.....
GASPAR: Nos estamos evadiendo del tema que nos interesa....
BALTASAR: Y se nos está haciendo tarde.
MELCHOR: ¡Vale! Vamos a hacer una cosa. Le dejamos un balón y el bebé glotón.
BALTASAR: Vaya, te ha salido un bonito pareado.
MELCHOR: ¿Sabéis lo que os digo?... ¡A la mierda!, vamos a dejarle lo que pidió y dejarnos de chácharas moralizantes. Venga Balta, saca los juguetes....
BALTASAR: ¿No traías tú el saco?
MELCHOR: ¿No me digas que te lo has dejado abajo?
GASPAR: Pues yo paso de volver a bajar para subir otra vez.
BALTASAR: Y yo.
MELCHOR: Que le den morcillas a este aprendiz de sarasa. Sea como sea acabará en Chueca.
GASPAR: ¿Quien es ahora el homófobo despreciable?
MELCHOR: Sí, claro....oigo a los camellos otra vez. ¡Vámonos!
BALTASAR: ¡Son dromedarios!

lunes, 28 de noviembre de 2011

La tesis científica del doctor Gaspar Bazán

James Ensor, "The bad doctors" (1892)

La siguiente conversación fue grabada por el doctor Gaspar Bazán con un micrófono oculto en una ensalada de pollo mientras cuatro de los enfermos más dementes del frenopático "La hora feliz" se contaban sus interioridades mientras cenaban en el comedor. La ficha de los sujetos no deja lugar a dudas en cuanto a su estado de paranoia y locura:

- Fernando Conejero Sánchez "Sócrates": internado en febrero de 1998 por intentar estrangular a su casera Mariana con un fetuchini al dente.
- Rodolfo Laragudogoitia Rementería: recluido en diciembre de 2001 por mostrar sus genitales a un bombero mientras éste trataba de salvar a una anciana que estaba siendo agredida brutalmente por un hámster rabioso.
- David Perales Perales: encerrado de por vida por cantar salmos religiosos en un aquelarre.
- Roberto Lavantichón Acosta "Segma": ingresó en el 2004 por el intento de asesinato de un botijo joven que colgaba de un olivo viejo.


FERNANDO: Este arroz está vivo, oigo cómo respira...
RODOLFO: Pues cómetelo antes de que se aburra y se largue.
FERNANDO: Estar vivo es el principal síntoma de la existencia.
ROBERTO: Yo pedí salmonetes, no arroz....
RODOLFO: Estamos ingresados en un manicomio, no en el restaurante de José María Arzak.
DAVID: Recuerdo lo que decía mi padre cuando mi vieja servía arroz todos los domingos.
RODOLFO: ¿Qué es lo que decía?
DAVID: Mujer, no soy un puto valenciano, quiero montaditos de bacalao al ajo tostado y los quiero ahora.
FERNANDO: El análisis fenomenológico de la existencia no implica tomar el método cartesiano como guía de la conciencia...
RODOLFO: ¿Qué coño dice este?
FERNANDO: La presunta incapacidad de llegar al "objeto en sí"...
DAVID: Mi padre era un tipo genial ¿sabéis?
RODOLFO: Creo que la conversación se nos está yendo de las manos y de las bocas.
ROBERTO: No me gustan los salmonetes con demasiado aceite....
FERNANDO: Acusar de solipsismo a la Fenomenología no es más que una forma de inhibir nuestros...
RODOLFO: Por Dios, pasadme una servilleta de papel que lo ahogo.
DAVID: A veces los domingos mi padre pelaba las habas mientras mi madre jugaba al parchís con el tío Pascual.
RODOLFO: Ya sé por qué coño estáis todos aquí, ahora lo veo claro.
DAVID: Mamá solía hacer trampas cuando mi tío se sonaba las narices...
FERNANDO: La actitud nihilista es un escape fácil a la idea de....
DAVID: Pascual siempre jugaba con las verdes, decía que le traían suerte ...
RODOLFO: David, me importa una mierda tu madre y tu tío Pascual. Fernando, ¿quieres que hablemos de Fenomenología?, pues vale. No olvides que la fenomenología también es un método que acepta los pensamientos reales en una perspectiva claramente temporal...
ROBERTO: Existen multitud de formas de cocinar salmonetes.....
RODOLFO: Creo que voy a enloquecer todavía más si sigo escuchando estas sandeces.
FERNANDO: Cierto, pero estarás de acuerdo con que exceptuando a la politología, ninguna...
DAVID: Mi padre trabajaba de curtidor en una fábrica, pero no le gustaba, él quería ser buhonero, por eso intentó suicidarse tragándose una faja de...
RODOLFO: De tu tío.
DAVID: No, de mi madre, pero se dio cuenta a tiempo y trató de que la expulsara porque era la única que no le rozaba la sisa.
FERNANDO: Continuamente describimos los cambios en la temporalidad de la conciencia...
RODOLFO: Apurando tu teoría, deberíamos llegar a la conclusión de que la existencia acaba con la muerte, pero en ocasiones...
ROBERTO: Los salmonetes se deben servir con guarnición de...
FERNANDO: La muerte implica desconexión, no discontinuidad...
DAVID: El día que cumplí 35 mi padre me regaló un solideo, como no sabía para que servía lo utilicé de escupidera...
RODOLFO: Si, pero la discontinuidad es atemporal.
FERNANDO: La conciencia es esencialmente abstractiva y genera movimiento.
ROBERTO: Yo pedí....
RODOLFO: Si, ya lo sabemos, pediste salmonetes pero hay arroz, así que cómetelo de una puñetera vez.
FERNANDO: Concebimos lo atemporal como todo aquello que no es.
RODOLFO: Esta sí que es buena, hablas a la manera racio-vitalista .
DAVID: Mi mamá era adicta a las anfetaminas, aunque en lugar de engullirlas por la boca se las metía por el...
RODOLFO: ¡No quiero saberlo!
DAVID: Cuando mi padre se enamoró del árbol de levas con semiengranes, mi madre pidió el divorcio, aunque al final acabaron reconciliándose.
FERNANDO: Tu enfoque psicológico al describir el proceso de razonamiento...
RODOLFO: Yo lo llamaría "distinción kantiana entre la realidad noúmenica y la fenoménica".
ROBERTO: El arroz no son salmonetes...
RODOLFO: Este tío me está poniendo nervioso con los salmonetes.
DAVID: Un día pillé a mis padres retozando y aquello supuso un trauma que aún no he podido superar.
RODOLFO: ¡Pero si tienes 76 años! Clávale un cuchillo a tu puta conciencia...
FERNANDO: La conciencia no puede dar cuenta de lo atemporal...
RODOLFO: Por supuesto, no se puede hacer una descripción fenomenológica ya que la conciencia no puede interactuar fuera del tiempo.
ROBERTO: El abadejo es mi pescado favorito, pero los salmonetes tienen menos espinas...
RODOLFO: ¡Y dale con los salmonetes!
FERNANDO: La conciencia no puede soportar un análisis serio de la intersubjetividad...
DAVID: Mi madre pegaba a mi padre, mi padre pegaba al perro, el perro pegaba al gato y el gato arañaba los cojines del sofá...
RODOLFO: ¡No me extraña!
FERNANDO: Podemos rastrear los cambios de dirección que se dan en conciencia, pues el momento presente es síntesis de un futuro inexistente.....
DAVID: Mi padre adoraba acariciar sus calzoncillos pero mi madre se los escondía....
RODOLFO: Creo que me he perdido....
DAVID: Eran de felpa....
RODOLFO: Muchachos, creo que la comida ha terminado. El doctor Gaspar nos hace señas para que le acompañemos.
ROBERTO: Pero los salmonetes....


Gracias a esta conversación, una vez publicada en forma de tesis científica, el doctor Gaspar Bazán fue ascendido al puesto de  director clínico, aunque dos meses después huyó a Bangladesh con su amante parafílica, Patricia Tamayo, donde hoy trabaja como tragasables a tiempo parcial. De Patricia poco se sabe, las últimas noticias la dan por desaparecida mientras lavaba un tanga de algodón y lycra tipo hilo dental en el rio Brahmaputra.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Entrevista a un idiota

Alan McDonald, "Man in the middle" (2009)

La entrevista de hoy, perteneciente a la aclamada serie "Gente tirada en la calle", ha sido realizada en un solar repleto de inmundicias. El entrevistado, Gregorio "el tortitas", es un sin techo ejemplar, pues no sólo se expresa con una claridad increíble, sino que además es el máximo triunfador del premio "acémila del año", galardón que ha ganado en veintisiete ocasiones. 


ENTREVISTADOR: Antes que nada me gustaría darte las gracias en mi nombre y en el de la revista en la que trabajo por tu extrema valentía al dejarte entrevistar. ¿Desde cuándo eres idiota?

IDIOTA: Ah, ya ni me acuerdo, supongo que es una cuestión genética. Mi padre era un completo memo y a mi abuelo lo llamaban "el tirachinas" pues siempre iba a todas partes con un tirachinas colgado de una oreja. Los lunes, miércoles y viernes se lo colgaba de la derecha y el resto de los días de la izquierda, excepto los domingos que le daba fiesta y lo guardaba reverencialmente en el primer cajón de su mesita de noche. Era de roble ¿sabes?, la mesita.

ENTREVISTADOR: Háblanos de tu padre

IDIOTA: Se llamaba Juan, aunque a él le hubiera gustado llamarse Aurora. No es que fuera un marica ni nada de eso, simplemente le gustaba ese nombre y odiaba el que le habían puesto ya que le recordaba a un pavo que tenía mi abuelo y al que el resto de la familia llamaba así. Por cierto, ese pavo un día se escapó, se introdujo en la casa de los vecinos y le propinó un picotazo a Manolo en los testículos. Por lo visto, aquello le gustó tanto al vecino que a partir de entonces hizo un trato con mi abuelo para que se lo alquilase tres veces al mes. ¡Era algo de locos!

ENTREVISTADOR: ¿En aquella época ya babeabas?

IDIOTA: No, eso vino después. Empecé a babear el 12 de agosto de 1946 a las seis en punto de la tarde. Tenía entonces unos catorce años y descubrí que así las chicas se fijaban más en mí, aunque ponían cierta cara de asco y pena. Un día, una  me secó la baba con un trapo sucio y yo me enamoré perdidamente de ella.

ENTREVISTADOR: ¿Cómo se llamaba?

IDIOTA: Alejandra. Alejandra Martínez Basauli. Ahora ya está muerta. Falleció antes de cumplir los veinte a consecuencia de un ataque de hipo.

ENTREVISTADOR: ¿Tuviste alguna novia?

IDIOTA: En esa época no, aunque lo intentaba. Es posible que mi técnica de seducción no fuera la correcta.

ENTREVISTADOR: ¿Qué hacías para ligar?

IDIOTA: ¡Oh! muchas cosas, les metía arañas de jardín en el bolso o a veces les bajaba las bragas delante de todos y a traición, pero casi nunca me servía para nada.

ENTREVISTADOR. Entiendo. Cuéntanos algo sobre tu primera novia. Me refiero a novia formal.

IDIOTA: Mi primera novia sólo fue mi novia durante cuarenta y ocho segundos. Lo único que recuerdo de ella es que tenía grandes pechos y le faltaban varios dientes. Recuerdo mucho mejor a Adolfa, a la que yo llamaba Adelfa y eso le cabreaba. Era una monada de chica pero tuvimos que dejarlo por culpa del ajo.

ENTREVISTADOR: ¿Del ajo? ¿Podrías explicarlo mejor?

IDIOTA: Le encantaba masticar ajo. Siempre llevaba un ajo en la boca y besarla era muy duro. Ya sabes a que me refiero, pero eso no es lo peor. El primer día que le metí mano descubrí que guardaba en ese sitio, ya sabes qué sitio, una provisión de ajos pelados y dispuestos para ser masticados. Por eso la dejé. La quería pero no podía soportar ese olor por arriba y por abajo. Desde entonces, siempre que como sopa de ajo me acuerdo mucho de ella.

ENTREVISTADOR: ¿Eras buen estudiante?

IDIOTA: Era el peor estudiante de mi clase, del colegio y de la provincia. Lo que realmente me gustaba era fumar. Cuando no tenia tabaco me fumaba lo que fuese: arena, virutas de madera, carne de pollo, cualquier cosa. Una vez me fumé un esternocleidomastoideo.

ENTREVISTADOR: Pero eso es un músculo....

IDIOTA: En aquellos días mis amigos y yo siempre que teníamos la oportunidad nos colábamos por una ventana en el matadero municipal. Allí daban muerte a las ovejas, vacas, marranos y hasta caballos. Un día que no tenía nada para liar y que me sentía especialmente creativo, cogí ese músculo lo dejé al sol para que se secara y lo pulvericé con una piedra del pajar. Luego me lo lié y me lo fumé.

ENTREVISTADOR: ¿Pero cómo sabías el nombre de ese músculo?

IDIOTA: Porque después de mangarlo, unas tres horas más tarde, el carnicero matarife salió a la calle presa del pánico y chillando: "¡me han robado un esternocleidomastoideo vacuno. Ladroneeeeees!" Años después, descubrí que ese tipo era coleccionista de esternocleidomastoideos.

ENTREVISTADOR: ¿Creías en Dios? ¿Asistías a misa?

IDIOTA: La única vez que he entrado en una iglesia fue para robar agua bendita, pues estaba sediento y no tenía dinero. Fue hace poco, no creas. Nunca he creído en Dios, seguramente porque mi familia era extremadamente creyente. Mi madre iba a misa ocho veces cada día. Casi se podría decir que vivía allí. Mi padre creía en Dios, pero le molestaba que éste no se pusiera en contacto con él y le ayudara en el campo.

ENTREVISTADOR: ¿Era agricultor?

IDIOTA: ¿Dios?

ENTREVISTADOR: No, tu padre.

IDIOTA: En esos años todo el mundo era agricultor. Entonces no existían los supermercados, hombre. Vivíamos de lo que cultivábamos y de los intercambios.

ENTREVISTADOR: ¿No había ninguna tienda en tu pueblo?

IDIOTA: Había una taberna que a su vez era tienda, farmacia, hospital.....

ENTREVISTADOR: Ahora tienes ochenta años. Has ganado el premio nacional "tonto del año" veintitrés veces y eres el imbécil más premiado y conocido. ¿Te sientes completamente realizado?

IDIOTA: No, ¿sabes? Yo siempre quise ser gato, no persona. Me hubiera encantado vivir en los tejados y entrar a las casas a robar comida.

ENTREVISTADOR: ¿Lo dices en serio?

IDIOTA: Pues claro. ¿Sabes lo que me han dado por cada uno de los concursos que he ganado? Una copa de metal. Ya tengo veintisiete. Las tengo expuestas en una vitrina de cristal, el problema es que como vivo en la calle, siempre tengo que ir arrastrando la enorme vitrina de un sitio a otro o pagando a alguien que la vigile cuando tengo otras cosas que hacer. Por ejemplo, por esta entrevista tú me vas a pagar veinte euros, pero el tío que me vigila las copas me ha pedido 19 por hacerlo. O sea que mis beneficios del día equivalen a un mísero euro. ¡Claro que prefiero ser un gato! O por lo menos una rata. Para vivir en un mundo de ratas es mejor ser una de ellas, o alguien que se alimente de roedores.....

ENTREVISTADOR: ¿Eres feliz?

IDIOTA: Yo no, pero mi tía Federica, la hermana de mi padre, sí lo era; por eso se suicidó bebiendo zumo de melocotón con sosa cáustica. ¿Cómo puedo ser feliz si no tengo dinero? Sin pasta la felicidad no puede existir.

ENTREVISTADOR: ¿De verdad crees eso?

IDIOTA: El dinero sirve para comprar comida, si no comes te mueres. Puedes robarla pero si te pillan te envian al trullo y allí te violan. Yo tengo una fisura anal y no puedo permitirme ese lujo. El dinero sirve para pagar el sexo. La putas son las únicas que no me obligan a ducharme antes de acostarse conmigo. Vivimos en un mundo en el que no se puede hacer nada sin un montón de billetes.

ENTREVISTADOR: ¿Tienes futuro?

IDIOTA: Por supuesto que no, pero tú tampoco lo tienes. Nadie lo tiene.

ENTREVISTADOR: Ha sido un placer charlar contigo.

IDIOTA: ¿No podrías enchufarme en tu revista?

martes, 22 de noviembre de 2011

Breve tesis con sindéresis para comprender la emesis

Glenn Brown, "International Velvet" (2004)

Hoy es el cuadragésimo noveno aniversario de mi primer vómito, también llamado emesis. Tendría unos siete meses cuando devolví un potito Bledine de carne y verduras, seguramente para probar cómo se hacía, pues a esa tierna edad yo ya era un experimentador nato. A esa primera regurgitación le han seguido bastantes más, yo diría que unas catorce por año, aunque en 1987 arrojé la papa más de cien veces, la mayor parte de ellas, después de soportar sudores fríos. Como vomitador profesional estoy en condiciones de disparatar sobre este tema sin que el resultado de mis divagaciones pueda llegar a resultar innecesariamente repugnante para el posible receptor.

 Existen tres tipos de emesis:

1) Natural. Cuando de manera fortuita una náusea desemboca de forma violenta, eso sí, en una expulsión de mierda detrítica que nos hace sentirnos relajados y felices una vez pasada la fase convulsiva.

 2) Provocado. Cuantas veces nos habremos introducido los dedos para vomitar los tres litros de sangría que nos sentaron realmente mal... Algunas mujeres, y cierto número de hombres, prefieren provocarse el vómito introduciéndose un pene erecto de más de 18 centímetros en la boca, pero esa es una forma excepcional y no catalogada sobre la cual no merece la pena extenderse.

 3) Por enfermedad. Existen innumerables dolencias cuyos síntomas pueden hacer devolver hasta los intestinos a quien las padece. Por ejemplo, el cáncer de axila o el tumor emocional. Pero como no soy galeno, prefiero no dar detalles y escurrir el bulto.

Si hemos de creer las palabras del doctor Konstantin Bondarchuk, catedrático de psicología espasmódica y gerente de la clínica Счастливым условием de Volgogrado, el hecho de vomitar implica acercarse a la naturaleza salvaje y al mismo tiempo aproximarnos al altísimo pues, según su teoría, Dios nos creó no con barro, sino con su propia bilis sagrada, sacrosanta y divina, y después del vómito supremo del que surgió la vida, se sintió indispuesto y se tomó un Almax forte. Está claro que los cristianos fundamentalistas abominan de esta teoría, pues la tildan de demente y atea; algunos incluso han llegado más lejos y han aprendido a hacer vudú por correspondencia con el simple ánimo de provocar a esta ilustre eminencia rusa una colitis ulcerosa que lo envíe directamente al nicho, aunque a fecha de hoy se desconoce si esas prácticas aberrantes han surtido algún efecto.

Puede que cierto número de lectores hiperestésicos sientan una total aversión por este tema y preferirían estar leyendo un tratado sobre "Cómo llegar a la perfecta felicidad indescriptible por medio de la sodomía y el beso negro" o cosas parecidas, antes que enfrentarse a este texto sobre los efectos de las malas digestiones, la acidez de la comida mal digerida y la disminución de los electrolitos; pero me es indiferente. De la misma manera que odio con todas mis fuerzas las letras de las canciones de amor, aborrezco los relatos que ensalzan la blancura inmaculada sobre la oscuridad tenebrosa y decadente. ¿Acaso no vomita todo el mundo?

Hace aproximadamente quince años, astrofísicos del observatorio de Javalambre descubrieron cerca de la galaxia espiral barrada NGC 4921 situada en la constelación de Coma Berenices, un vómito de dimensiones espectaculares que flotaba indolente entre el polvo sideral y que fue bautizado como "Vomito perturbador gaseoso" y que hoy es motivo de encendido debate entre los eruditos y astrónomos de prácticamente todo el mundo, excluyendo a los investigadores de Namibia, que están convencidos de que es una hipótesis retrógrada y verdaderamente reaccionaria, pues ellos aseguran que esa regurgitación astral no es más que una porción de las heces colíticas del dios Unchulogu, el ser supremo al que durante siglos han sacrificado millones de bueyes para apaciguar el alma de los muertos.

Por último y para terminar con esta perorata altamente avanzada, desearía recomendar los siguientes libros a todo aquel que se sienta seducido por el tema y que, lejos de cerrarse en banda ante hechos demostrados científicamente, necesite iluminar su intelecto y al mismo tiempo justificar su existencia aprendiendo mientras -de alguna forma- envejece.

5 LIBROS Y TRATADOS ESENCIALES:

1) Vómito sanctus (escrito en el siglo XIV por Erasmo Casiodoro)

2) Neologismo biliar (autor desconocido, probablemente escrito a finales del siglo XIX)

3) Tratado cosmológico pluscuamperfecto (Alfred W. Black, publicado en forma de manuscrito en 1832)

4) Vida intima de un quark (del sacerdote y astrónomo belga Édouard Gotlib, editado por "Ciboulette verte Editions" en 1932)

5) Astrocartografía y gastritis (Emiliano Pérez Sandoval, escrito en 1977 y prohibido en la UE)

domingo, 20 de noviembre de 2011

Las aventuras de Pita en la comunidad de los embutidos

Willem de Kooning, “Woman I” (1950-52)

El siguiente texto es una recopilación de pequeños disparates -que Goya me perdone- o esperpentos -que Valle-Inclán me disculpe- posteados inicialmente para mis amigos de Facebook, después trasladados a una pestaña de mi blog y por último autocensurados. Los lectores más listos e intuitivos podrán ponerle rostro a la protagonista, una alcaldesa cualquiera de una ciudad  cualquiera y por su puesto en un mundo cualquiera.


Pita vive en una ciudad llamada Naranjilandia y es la temida alcaldesa. Pertenece a un partido que tiene acciones en una fabrica de chorizos y embutidos, la más grande del país. Pita está cubierta de pelo, pero tiene un esclavo que la afeita todas las noches. Como alcaldesa, se siente orgullosa de no hacer nada por su gente y de su boca sólo salen sonidos ininteligibles. Lo único que verdaderamente le quita el sueño, por el placer que le produce, es ser la presidenta de "Fajas sin fronteras", una ONG creada por su novia Luisa Rufina.

Este es el diario de acontecimientos:


22 de Enero de 2011

Esta es la faja femenina más feliz del mundo. Se llama Dafne y pertenece a la alcaldesa de Naranjilandia, Pita Blavera. Está remachada por todos los lados con refuerzos de ferro-niquel y tungsteno ionizado.

Si queréis pertenecer al club de fans de la faja Dafne escribid a Pita, pero no olvidéis encabezar el escrito con las palabras:
"A las excelentísimas doña Pita y su faja Dafne"


14 de Febrero de 2011

Parece ser que esta madrugada la ciudad de Naranjilandia ha sufrido un seismo de magnitud 5.7 que ha despertado a la mayor parte de la ciudadanía y a un número innumerable de gatos que han corrido despavoridos por las calles de la localidad. Digo "parece ser", porque no está confirmado por el Instituto Geográfico Nacional, que simplemente sospecha que los temblores se debieron a los ronquidos de nuestra excelentísima alcaldesa doña Pita Blavera.


19 de Marzo de 2011

ÚLTIMA HORA: Pita Blavera, nuestra excelentísima alcaldesa, ha donado una de sus insignes bragas para ayudas sociales. Se calcula que con ella se podrán confeccionar unos 173 edredones para que los sin techo puedan guarecerse de las bajas temperaturas de las frias y húmedas noches del próximo invierno.


2 de Abril de 2011

Conversación filtrada por FILTRADORES ANÓNIMOS, entre nuestra alcaldesa y otra fémina:

CHICA: Me encantó tu última faja. ¿Es de Dior?
ALCALDESA: Grunf, oumg, rockrock
CHICA: ¿Cómo?
ALCALDESA: Grunf, oumg, rockrock
CHICA: No te entiedo. ¿Qué quieres decir?
ALCALDESA: Sprok dongpong namiak
CHICA: Eso lo será tu tia. ¡Qué te den!
ALCALDESA: Sum zuk spark

A partir de aquí sólo se escuchan ruidos raros y jadeos.


3 de Junio de 2011

ÚLTIMA HORA: Nuestra adorada alcaldesa doña Pita Blavera ha decidido estrenar el verano luciendo un hermoso bigote estilo Kaiser Guillermo. Según su estilista, este mostacho hará que los que todavía consideran que su gobierno es una mezcla de demencialidad acemilada y blaverismo desmesurado reconsideren su opinión. Si hemos de dar crédito a una nota filtrada por su gabinete de prensa, dicho bozo formaría parte de su egregia anatomía hasta el próximo otoño, fecha en la que con toda probabilidad será sustituido por una barba "a la Souvarov".


16 de Junio del 2011

ÚLTIMA HORA: Nuestra excelsa alcaldesa Pita Blavera comunica que va a someterse a una cirugía de reasignación sexual (operación de cambio de sexo). Por medio de una vaginoplastia con inversión penil va a tratar de convertirse en mujer....


22 de Junio del 2011

ÚLTIMA HORA: A Pita Blavera se le ha roto un remache de la faja.
Nuestra egregia alcaldesa busca con urgencia un remachador con amplia experiencia en remaches de acero antioxidante con cabeza semiredonda.


1 de Julio del 2011

ÚLTIMA HORA: Ayer, y a petición de un numeroso público totalmente seducido por sus curvas, nuestra idolatrada alcaldesa Pita Blavera intentó bailar "El lago de los cisnes" por los pasillos del primer piso del Ayuntamiento. Según el bedel Rogelio, lo que le salió fue más parecido a "El pantano de los hipopótamos" que al maravilloso ballet de Piotr Ilich Tchaikovski, quien seguramente se retorcería de espanto en su tumba si hubiera asistido a tan lamentable representación. Al finalizar el asesinato a Tchaikov, como lo llamaban sus amigos cosacos, doña Pita dio una conferencia de prensa donde ensalzó sus fouettés, describiéndolos como "los mejores de una magistrada en cualquier parte del mundo".


8 de julio del 2011

De todos es conocida la afición de nuestra alcaldesa a bautizar a cada una de sus defecaciones diarias. Si la hez es dura pero compacta, amorcillada y sin rastros de alimentos mal digeridos, sus nombres suelen ser invariablemente masculinos, pero si por el contrario los excrementos son blandos, pastosos o de consistencia acuosa o incluso líquida, suelen acabar con nombre femenino.
El pedazo de materia fecal maloliente y repleto de grietas en la superficie de hoy ha sido bautizado como Desiderio Blavero y, siguiendo la tradición, ha sido fotografiado y empadronado en el R.H.P. (registro de heces de Pita). ¡Salve al héroe Desiderio!



A partir mediados de julio, mis ganas de escribir sobre Pita desaparecieron al mismo tiempo que me retiraba del mundo enclaustrándome cenobiticamente en un rincón de mi habitación, que al mismo tiempo es mi castillo, mi fortaleza y el baúl donde escondo mi dignidad.

sábado, 19 de noviembre de 2011

12 Pensamientos horizontales no aptos para optimistas (meditados en posición decúbito supino)

Arnold Böcklin, "La isla de los muertos" (1886)

Muchas veces, cuando veo a un niño riéndose, me pregunto por qué todo está dispuesto para que viva, pues cuando crezca y forme su mente, lo único que (quizá) podrá volver a provocarle una nueva sonrisa complaciente será conocer que la muerte, dentro de su infinita y majestuosa perfección, es el descanso y la verdadera solución para todas las preguntas y que además, él, como dueño y regulador de su futuro, puede justificarla moralmente ante una gran parte del resto de mortales que le rodean e incluso ponerle una fecha y señalarla en el calendario.

                                                               *

Por fin entiendo a los imbéciles. Viven para que los que aún no lo somos, transformemos a perpetuidad nuestro límites. Si no existieran, tendríamos que asumir su rol y entonces experimentaríamos la felicidad absoluta.

                                                               *

Arranca una flor y todo tu mundo de mentiras y ficción adquirirá su verdadero poder. Escupe a un animal y notarás cómo cada insulso pedazo de vida recobra la fuerza necesaria para respaldar las razones y los sinsentidos, transformándolos en acciones justificadoras, que por otra parte, sólo son una ineficaz respuesta al hecho de sentirse útil y, sobre todo, demostrar que se está vivo, aunque por dentro sintamos moverse exaltados los estertores que anuncian el principio del final o lo que es lo mismo: la muerte y sus asombrosas consecuencias.

                                                                *

El embrutecimiento racional con el que adornamos nuestras insulsas ideas no es más que un envoltorio opaco que nos sirve para ocultar la vacuidad esperpéntica de las falacias que, con total descontrol, se arremolinan en nuestro cerebro y que más tarde o más temprano descargaremos por la boca, sin importarnos el mal que éstas puedan causar, pues nada realza tanto un conjunto de heces como un puñado de moscas revoloteándolas.


                                                                *

Existen varias maneras de envilecer un cerebro cabal y bienintencionado pero sólo existe una forma de llevar a la locura más abyecta a ese cerebro sano, robusto y activo: dispararle una verdad sin disfraces; clavarle una solución sencilla o envenenar su tristeza vital con unas gotas de falsa felicidad.

                                                                 *

De todos los pecados con los que la creación ha corrompido el orden natural de las cosas, la transformación de simio a humano es quizá la más perfecta dentro de su indescriptible poder de iniquidad y la única que inevitablemente tendrá terribles y justificadas consecuencias para el resto de habitantes inocentes, vivos o no, es decir, para los animales irracionales, los vegetales y los minerales.

                                                                 *

Entre los vicios ruines con los que los seres racionales llenamos de falsa dignidad nuestra conciencia, existe uno que destaca por encima del resto, quizá por su elevado grado de perfeccionamiento maligno, quizá por la forma de narcotizar los remordimientos. Algunos lo llaman imperfección moral, otros simplemente falta reprochable; yo lo llamo equivocación intestina, pues se desarrolla internamente, pero se puede encontrar definido en las enciclopedias como ingratitud, deslealtad o traición.
                                                                     
                                                                  *

¿Por qué vuelvo mi rostro inundado de tristeza y melancolía hacia la nada cuando un ser humano me mira? Lo que daría por No Ser, o por lo menos por ser parte de la nada, o como mínimo porque mi Yo más profundo y envilecido pudiera expresarse sin la autocensura que agarrota mi cerebro. Cuando intento expresarme cabalmente siento las cenizas del horizonte trazando incertidumbres, que lejos de perpetuarme como un paria asocial, me dibujan como un imbécil sin sentido, malcriado y disconforme con las normas establecidas. ¿Quién establece los preceptos que maldicen la eternidad? En estos momentos sólo puedo vislumbrar enfermedad y dolor sin límites y aunque ambas visiones deberían hacerme más fuerte, no puedo dejar de sentir pena por la inutilidad del camino recorrido, de los espacios infinitos, de las solicitudes internas.

                                                                   *

El poder del pensamiento no surge de la carne, sino de la bilis. El secreto del razonamiento es un vicio pernicioso del que tenemos que mantenernos alejados. El conocimiento sólo tiene un fin: el suicidio.

                                                                   *


Cuando el cerebro se ulcera, sólo queda la ignorancia y ésta nace corrompida, descompuesta y apesta a cualquier forma de vida que mantenga unos ideales. Lilith nos abandonó y ahora es tiempo de alejarnos de nosotros mismos. El deseo de muerte se transforma en una aproximación infinita hacia la vida, pero nunca deberíamos dejar de creer que la existencia tal y como la conocemos o la exprimimos equivale a mil muertes. Por eso es preferible vivir alejados de todo contacto racional y lustrar nuestra propia condenación porque al fin y al cabo, es nuestro seguro de vida.

                                                                   *

¿Puedes escuchar el ritmo de la muerte? ¿Puedes sentir el tacto de la eternidad? Yacer bajo dos metros de tierra es el camino más corto entre la nada aparente y el todo inexistente.

                                                                   *

He sufrido noches blancas que deberían haber sido oscuras; he caminado en sueños y he aullado de dolor. ¿Para qué me sirven los recuerdos? ¿Por qué mi pasado está envuelto en congoja? Enloquezco mientras intento adelantar el reloj pero las horas son pugnaces y no me lo permiten. Un espeso manto neblinoso oscurece la luminosidad de la inocencia vendida. Me ahogo pero no quiero dejar de ahogarme.