viernes, 21 de octubre de 2011

Bestiario criptozoológico hispánico

René Magritte, "Invention collective" (1934)

La Criptozoología, esa pseudociencia que estudia a los animales que no existen, está tomando mucha fuerza entre las miles de cadenas de documentales de todo el mundo que tienen que llenar de "cualquier cosa" sus programaciones. Todos hemos oído las farragosas explicaciones acerca del chupacabras, el monstruo del lago Ness, el opopogo, el mokèlé-mbèmbé o el pies grandes, por citar unos pocos. Como todavía no son las nueve, hora en la que suelo cocinarme un cigarro y fumarme la cena, he decidido inventarme unos cuantos bichejos que fácilmente podrían pasar a engrosar el catálogo de especies hipotéticas.


1 - Roe muebles:

Esta criatura, también llamada carcomocho y de aspecto parecido a un difusor, se especializa en mordisquear armarios construidos con maderas nobles mientras entona canciones de Peret y sus rumberos. Como no puede roer y cantar al mismo tiempo, a menudo suele toser lastimeramente y compadecerse de sí mismo. Fue avistado por primera vez en Valladolid por un chantajista mientras trataba de cobrar una deuda y desde entonces ha sido observado en multitud de ocasiones.

2 - Ululador esquizoide:

Aunque se tienen noticias de su existencia desde el 14 de enero de 1962, no fue hasta el 15 de enero del mismo año cuando fue descrito gracias a una fotografía desenfocada tomada por un excitador de caballos cuando regresaba a su casa. Según la instantánea, el ululador tiene forma de mancha desigual, emite sonidos parecidos a los de un avestruz esquizofrénico y disiente de todo por mera comodidad. Según su descubridor y máxima autoridad en la materia, este ser desficioso y aburrido puede ser localizado las noches de luna llena cerca de los bordillos de los clubs de alterne onubenses en posición distócica.

3 - Neo-uro.

Conocido en Extremadura como el casivaca, este fenómeno de la naturaleza tiene cuerpo de vaca y cabeza de toro aunque sólo mide 3 cm y en lugar de mugir, expulsa sonidos semejantes a los de una pedorreta, sobre todo cuando es descubierto o asustado. Se dice que si alguien atrapa una casivaca y se la mete en el bolsillo, al instante es agraciado con un cáncer de colon en fase terminal. Según una leyenda, Almicar Barca atrapo un neo-uro en Elche y tuvo que empezar a usar pañales de cáñamo hasta el final de sus días.

4 - Saverten.

El saverten o savertein ejemplifica de manera perfecta el concepto de animal increíble que podemos tener los poco ilustrados en la asignatura. Para empezar, su cuerpo es cilindro-romboidal, la cabeza pequeña en comparación con el tronco, totalmente apepinada y de ella surgen 64 extremidades, 32 de diseñadas para rascarse y otras 32 para bailar sin perder el ritmo. Esta criatura pequeña y de aspecto repugnante vive en las riberas de los ríos secos donde se alimenta de espinas o cuerpos momificados de truchas y barbos, aunque puede estar sin comer 403 años conservando una figura perfecta.

5 - Pluenco hibernarte.

Existen dos especies de pluencos: los compactos y los light. Los primeros no poseen tronco ni extremidades, sólo una cabeza abarrotada de bocas sinuosas con labios carnosos y extasiantes, mientras que los segundos, mucho más grandes y agresivos, tienen una boca dura y sin labios repleta de cabezas huecas. Mientras que el pluenco compacto se alimenta de tierra y fango, el light prefiere alimentarse de tostas de cebolla caramelizada con vino moscatel y vinagre de modena con ducha de crema de queso camenbert, virutas de ibérico y alcaparras. Ambas especies hibernan de marzo a mayo en oquedades y agujeros excavados en lodazales y suelen despertarse babeantes y de muy mal humor.

6 - Ectoplastoso aseado.

Denominado así por su afición a robar espejos y pasarse horas mirándose mientras se pregunta: "¿hunk jiack nodossomolain?". Los electoplastosos tienen una forma singular aunque nunca ha podido contemplárseles de cerca. Según el doctor serafín Lasalle, su cuerpo es parecido a un aquaggaswack lustroso, aunque si se le golpea con una baqueta no emite ningún ruido humanamente audible. Existe una antigua leyenda que explica que si te ríes de un ectoplastoso mientras se asea, tu mujer deja en el acto de engañarte con el electricista y comienza a quererte de nuevo.

7 - Numia.

Las numias son pequeños seres del tamaño de una paloma que mientras vuelan reparten octavillas ofertando descuentos en loza y porcelana. Se conoce tan poco sobre estos animales que para algunos no sólo no existen, sino que sus avistamientos tienen más que ver con los efectos de una mala digestión que con la criptozoología.

8 - Paleteno.

Llamado a veces "pan de centeno" por su proximidad fonética, el paleteno no se parece en absoluto a un pan, sino a una berenjena sádica que en lugar de caminar se desplaza por medio de giros circulares uniformes, por eso, por mucho que lo intente, siempre se encuentra en el mismo sitio. Se dice que para desplazarse 20 cm, el palateno necesita 900 años, por lo cual se ha llegado a la conclusión de que es inmortal y aburrido.

9 - Sinforio hocicudo mediterráneo.

Si hemos de dar por válidas las descripciones de los afortunados que en alguna ocasión han podido verlo (o mejor sentirlo), el sinforio no se parece a nada conocido por el hombre. Según algunos, su cuerpo es como una especie de cruce entre el de un desmán de los pirineos y una violinista de la orquesta sinfónica de Madrid, pero si hemos de hacer caso a los avistamientos mediterráneos, su parecido está más cerca del de un puercoespín al que se le han practicado infiltraciones de botox por todo el cuerpo.

10 - Cornudo escalofriante.

Descubierto en 1898 por un pastor alcoholizado, el cornudo escalofriante tiene un cuerpo parecido al del chimpancé y cabeza de vendedor de enciclopedias a domicilio. De tamaño semejante al humano, aunque camina encorvado y con los brazos en posición egipcia, este ser fabuloso poseería la facultad de fragmentarse en 8 porciones cada vez que es descubierto, de ahí la famosa frase "eres más raro que un cornudo en porciones", que aún se usa en algunos pueblos del Bierzo.

11 - Crisántomo pechiazul.

El crisántomo pechiazul es una criatura voladora descrita comúnmente como un tipo de ave que, lanzándose desde las alturas, ataca y devora a cualquier ser humano que deba más de 3 letras por la compra de un electrodoméstico. Hasta el momento, se diferencian tres subespecies de crisántomo: mini, maxi y extra, aunque algunos investigadores aseguran que existen cerca de 2000.

12 - Satarín o satrino.

Satrino es el nombre con el que se conoce a una criatura que supuestamente habita en las lagunas de Ruidera y que se sospecha se oculta entre los juncos y cañas. Los partidarios de la existencia de este ser consideran que ésta es antiquísima ya que se describe en el "Pax pacis demente" del clérigo José Espronceda escrito en el siglo XVI tras una larga noche de sexo y opio. Según este tratado, el satarín poseería la capacidad de deletrear la palabra Hipopotomonstruosesquipedaliofobia sin sufrir convulsiones.


La lista de criaturas avistadas en algún momento de la historia en Iberia es tan larga que necesitaría otra caja de analgésicos para poder concluirla. De momento no tengo ganas ni tiempo, por lo que he decidido detenerme en el número doce, pues no sólo es mi número de la suerte sino que además es la cifra que determina, de alguna manera, mi vida terrícola. Hasta el momento, he sufrido doce depresiones; debo 12 (000) euros a Hacienda; puedo pegar doce polvos sin sacarla; vivo en la puerta doce; moriré el día doce de diciembre de 2012. ¿Alguna pregunta?

sábado, 15 de octubre de 2011

Infancia, vocación y primeras experiencias de un calcetín inducido a la psiconeurosis por reflejos condicionados y en situacion de estrés

Charles Ladson, (título y año: desconocidos)

A continuación, reproducimos un extracto del best seller internacional "Infancia, vocación y primeras experiencias de un calcetín inducido a la psiconeurosis por reflejos condicionados y en situacion de estrés" escrito por un calcetín de lana maduro, y en el que repasa su vida desde que fue confeccionado hasta que sufrió su primer gran agujero no remendable y que supuso el principio del fin de su existencia. Aunque la biografía no carece de elementos poéticos de una sensibilidad escalofriante, también incluye párrafos groseros y ordinarios que de ninguna manera desmerecen la totalidad de la obra. Como los editores se dedican a su oficio para ganar algo de dinero, sólo nos han dejado publicar un compendio, por lo que nos hallamos ante el dilema de recomendar su lectura únicamente a mayores de 14 años o menores amodorrados.



14 de enero de 1983

8.30 h

Mi dueño y señor, esa especie de infrahumano y super mugriento pedazo de carne sebosa y repleta de forúnculos ha vuelto a usarme; yo esperaba que hoy sería el día de la lavadora, pues ya hace cerca de tres semanas que no me da ningún respiro, pero desgraciadamente no ha sido así y he tenido que soportar nuevamente su hediondez suprema y, lo que es más desagradable para mi, el contacto con ese callo negruzco y queratinoso del tamaño del puente de Khazad-dûm.

9. 15 h

Mi negrero se ha dirigido a un club de alterne y ha intentado montar a una foca humana sin ni siquiera depositarme suavemente en el suelo; en un momento dado, la mujer le ha preguntado la razón de su calcetinitis aguda a lo que él muy seriamente ha respondido que jamás se los quita si no es necesario, pues si lo hiciera, los demás tendrían poder sobre él.

11.22 h

Mientras la mula ectoplásmica que dirige mi vida estaba vacilando ante los otros potrancos que son sus amigotes sobre su capacidad inaudita para electroeyacular, yo he aprovechado para meditar sobre algunos aspectos de mi vida: si en lugar de un calcetín hubiese sido un rollo de papel higiénico absorbente, ¿hubiese cambiado algo este aburrido devenir diario que paraliza mi afán de supervivencia?... preguntas difíciles que sólo producen respuestas inútiles y vacías.

14.50 h

Después de zamparse un insípido bocadillo de foie gras con perejil, el putero ha vuelto a hacer de las suyas y ha decidido que la mejor forma de explicar al mundo que es un ser repugnante y zafio era evacuar los gases por medio de truenos y relámpagos,  y se ha tirado una flatulencia que ha hecho temblar la cama donde depositaba su enorme y flácida barriga. Ignoro el estado sanitario en el que se encontrará su pobre calzoncillo, pero imagino que este ya nunca volverá a ser el mismo.
Mientras se rascaba el culo con gran placer y satisfacción, he sentido unas enormes ganas de estrangularlo, pero mi total ausencia de extremidades hacen de esta tarea algo tejidamente imposible, por lo cual he decidido obsequiarle con un bonito picor en el dedo gordo del pie.

16.30 h

Aleluya. ¡Se ha desnudado los pies! El problema es que en lugar de guardarme en el cesto de la ropa sucia ha quitado el polvo de toda la casa conmigo. Y no contento con semejante humillación, me ha aparcado encima de la nevera. Ignoro cuál será la próxima ordinariez con la que me obsequiará pero estoy seguro de que no será buena para mi salud y sobre todo, para el medio ambiente.

16.50 h

Me había sumido en una especie de trance, más que nada para evitar el pánico que me dan las alturas, cuando de repente he oído unos gemidos escalofriantes. Era uno de los nuevos calcetines comprados la semana pasada en el super. El pobre se encontraba en un estado tal de terror que ha revuelto mis puntos. Aunque desde esta atalaya que es el refrigerador no puedo ver lo que sucede, me imagino que el mamut oligofrénico no se ha lavado las extremidades inferiores y se ha calzado a los nuevos a pelo.

17.15 h

Acabo de escuchar unas risas dementes que me han helado los hilos y estoy casi seguro de que se trata del nuevo par de calcetines; a esas risotadas trastornadas les han seguido unas frases espeluznantes que ni siquiera me atrevo a transcribir. Estoy convencido de que la esquizofrenia se ha apoderado de mis sucesores, pues no se puede llamar de otra manera a exclamaciones como estas: ¡síííí!, ¡cómo me gustaaaaa esa fraganciaaaa!, ¡un poco máááás, por favoooor! Personalmente, poco puedo hacer desde el lugar en el que me encuentro.

18.50 h

He estado rememorando lo feliz que era en el establecimiento donde me ofertaron hace ya más de 7 años. Si alguna vez un tejido tuvo más mala suerte que el que escribe estas líneas, debió ser en otra dimensión. Ya es difícil que te adquiera un fascista homófobo, misógino y futbolero, pero encima, que sea calcetinofóbico es sencillamente para desear no haber sido confeccionado. Y mientras sigo tirado en lo alto del edificio Frigorífico desvencijado, presiento que una nueva vileza se aproxima.

19.35

Hace un rato el energúmeno Neandertalis me ha bajado de la nevera pero no se le ha ocurrido otra cosa que sonarse conmigo. En estos momentos, estoy cubierto por una espesa capa de mucosidad seca y verde que no realza para nada mi figura. Ni siquiera pensar en tejidos de seda o cachemir me reconforta. De una cosa estoy seguro: ya no tengo futuro, pero tampoco lo deseo.

21.10 h

En el suelo de la cocina, entre la mugre y la inmundicia hay un mosquito. Yace inerte porque yo lo he matado, eso sí, con ayuda de unas manazas repletas de pelos duros como juncos. ¡Ahora sirvo de matamoscas! Nunca hubiera llegado a pensar que con un tipo como yo se podrían hacer tantísimas cosas. Me imagino que antes de lavarme tendrá pensadas varias exquisiteces excrementales para con mi ser, pero ya he llegado a un punto en el que me es completamente indiferente si me utiliza para limpiarle el trasero a su boa constrictor o simplemente para quitar las legañas del gato. Cuando el sinsentido se abre camino a través de la irracionalidad, ¿qué puede hacer un triste calcetín, sino someterse a las inclemencias de su destino?

22.00 h

Todo está oscuro, no me atrevo a pensar dónde puedo encontrarme; desde luego no con la ropa para lavar, pues a mi lado hay una manzana podrida, dos envases de yogurt desnatado y varias servilletas de papel completamente rebozadas de porquería. Podría imaginármelo pero me encuentro en un estado tan bajo de moral que me impide siquiera reflexionar. Oigo pasos acercándose......

miércoles, 5 de octubre de 2011

Biografía

Amedeo Modigliani, "Portrait de Paul Guillaume" (1916)

La editorial "Plan B" va a publicar el próximo 22 de noviembre una biografía exhaustiva sobre el gran pensador y literato José Lumbreras Lafuente. Esperemos que esta breve cronología despierte el interés de los lectores y que en un futuro su nombre pueda llegar a ser en su país de origen lo que desde décadas ha sido en el resto del mundo.


1932 - José Lumbreras Lafuente nace el 4 de febrero, en La Malvarrosa, un suburbio de Valencia, España, hijo de Tomás y Eladia. Es el segundo hijo del matrimonio, por detrás de Sergio.

1935 - Nace su hermana Prudencia. José se traga una ocarina y es intervenido de urgencia. Salva la vida por muy poco y su padre vende el violonchelo a su primo Fermín.

1939 - Nace su hermano Vicente.

1941 - Muere su hermana Prudencia.

1942 - Muere su hermano Vicente.

1945 - Nace su hermano Adolfo.

1947 - Se traslada a Madrid y estudia durante 2 meses en el Colegio de las Madres Redentoras. Es expulsado por besar un solomillo poco hecho.

1948 - Se matricula en el mismo colegio con otro nombre y luciendo un bigote postizo y logra acabar 5 cursos con las mejores notas de entre los 2500 alumnos matriculados. Al mismo tiempo, desarrolla una gran actividad como limpiador de letrinas, afición que conservará hasta su muerte.

1950 - El 12 de abril asiste a una conferencia del profesor Gregorio López que le cambia la vida. En dicha conferencia se discute sobre la necesidad de cuadrarse ante el Generalísimo a fin de no perder la vida. Participa en una competición de limpiadores de letrinas y gana el primer premio. Invierte las 3 pesetas de dicho premio en putas y escribe su primer libro: "Las faldas de Adelita" que pasa completamente inadvertido y del que sólo se vende un ejemplar. 50 años después, ese ejemplar será subastado por los herederos de Adelita y logrará ser vendido por 12 Euros.

1951 - Escribe y publica "Los pantalones de Adelita" que causa un gran revuelo entre los afines al régimen y por el que es invitado a abandonar el país.

1952 - En enero se establece en Aguas Verdes, México. En septiembre conoce a Pepita Hidalgo y se casa con ella tras una borrachera.

1953 - Escribe "El bigote de Pepita" y su mujer solicita el divorcio.

1954 - Regresa a España disfrazado de Verónica Lake y se establece en Valladolid.

1955 - Escribe con el seudónimo de José Pérez la disertación filosófica "Como leer a Spinoza sin sufrir un derrame cerebral" por el que es premiado con el Laurel de Plata y logra cierto reconocimiento al inventar un cepillo ergonómico especial para inodoros.

1956 - Publica "La extracción del magma insustancial" con su nombre y vuelve a ser invitado a abandonar el país. Serrano Suñer, en un artículo publicado en el ABC, lo tacha de comunista indeseable y enemigo del régimen.

1957 - Se instala en Oslo, Noruega donde residirá hasta el fin de sus días y donde dos décadas después será nombrado hijo adoptivo.

1958 - Escribe y logra publicar "De syv vidasde min tykktarmen" ("Las siete vidas de mi intestino grueso") por el que recibe el reconocimiento y el apoyo crítico de la mayor parte de filósofos y pensadores europeos. En diciembre es invitado por Enest Heminway a dar una conferencia en la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, donde es elogiado y ensalzado como uno de los mejores escritores del siglo.

1959 - Durante un viaje a Paris conoce en un bistrot a Jean Paul Sartre al que invita a Escargots de Bourgogne. Comienza una gran amistad que dura cerca de tres horas. Según Eugene Babineaux, biógrafo de Sartre, la ruptura se debió a la negativa del español a pagar la comida aduciendo que los caracoles estaban vivos y se movían.

1960 - En enero regresa a Oslo y el 14 de marzo denuncia un intento de violación homosexual en un lavabo. Como no logra identificar a los dieciséis implicados en el forzamiento, la causa es archivada por el juez. En julio es publicada su obra más recordada y aplaudida: "Meditación y estupro controlado o el atractivo de los urinarios", basado en su experiencia anterior y fuertemente criticado por la derecha más recalcitrante del país.

1961 - Es detenido mientras intentaba pintar de azul a un pollo y condenado a indemnizar a la víctima. A finales de año publica "Me acosté con Dios y no disfruté" que es retirado de las librerías y acusado de pornográfico. Recibe amenazas de muerte y tiene que emigrar y establecerse en Alesund donde sufre una embolia que le deja paralizada la parte derecha de su cuerpo, obligándole a dictar sus siguientes obras.

1962 - Contrata a Gunnar Henriksdatter, un joven de 17 años como copista y secretario y a Najma Gustavson de 23 como cocinera. En noviembre publica la novela de ficción  "La umbelífera salvaje" que pasa sin pena ni gloria. El 24 de diciembre intenta suicidarse introduciendo un ojo en mercurio, pero el intento es infructuoso aunque logra perder el ojo.

1963 - Recibe la visita de su hermano Adolfo y ambos hombres estrechan sus lazos familiares después de once años sin verse.

1964 - El 16 de abril Adolfo muere ahogado al intentar recitar "El quijote" entero sin respirar. Sus restos son repatriados a España pero se pierden en el camino.

1965 - En enero sorprende a Gunnar y Najma practicando una postura del Kamasutra y los despide, pero vuelve a contratar a Gunnar a finales de noviembre.

1966 - Publica la "Trilogía del escozor", compuesta por "Mama, me pica el culete", "La teología del prurito" y "La irritación cartesiana" que rápidamente se convierten en clásicos. El 25 de septiembre es investido como hijo adoptivo y el 13 de noviembre es nominado como candidato al Premio Nobel de literatura, nominación que rechaza por principios.

1973 - Publica "Ensoñaciones de una alfombra".

1975 - Organiza una fiesta para conmemorar la muerte de Franco en la cual bebe demasiado y solicita escolta policial para ir al lavabo.

1977 - Publica "Guía de las mejores letrinas europeas".

1979 - Publica una conferencia presentada el 29 de febrero del año anterior, "La realidad Intrascendente", repleta de datos desconocidos hasta la fecha sobre limpieza de inodoros.

1984 - Es detenido mientras encabeza una manifestación a favor de los derechos de las bromeliáceas.

1986 - Publica "La vida íntima de mis testículos" y el poemario "Esclavitud anal".

1988 - Publica "Dicción escolopéndrica" y es internado en una institución mental. El 31 de diciembre le dan el alta y celebra el cambio de año vestido de guimbarda.

1990 - Es operado de urgencia de cataratas y al salir del hospital da una rueda de prensa en la que anuncia que su corazón late a un ritmo de 4/8 y en clave de sol.

1993 - Publica "La desesperanza de la abstracción idiosincrásica refulgente" y lo vuelven a internar en el frenopático. Allí dicta sus memorias a las que titulará "Mi vida es como una acelga" y que será publicada póstumamente.

1996 - El 19 de mayo fallece mientras jugaba a la píndola con otros pacientes. Sus últimas palabras, hoy analizadas hasta el paroxismo: "me voy, ¿puedes besarme la manita?", son el testamento de una de las mentes más privilegiadas de la literatura mundial.

martes, 4 de octubre de 2011

Pudo ser él, o quizá fue ella

Edward Hopper, "Excursion into philosophy" (1959)

PUDO SER ÉL

Se encendió un cigarro y le dió cuatro caladas salvajes que lo redujeron a cenizas; mientras apagaba la colilla chamuscada notó un repentino deseo de rascarse la pierna, cosa que hizo con enorme delectación, apreciando el roce de sus uñas contra la piel cubierta de pelos duros y encanecidos. Sentado y completamente abstraído, fabricó cuatro pensamientos ruines y volvió a sentirse indispuesto. Como era hombre de principios inamovibles no creyó correcto volver a fumar o restregarse la epidermis e inventó un pasatiempo: imaginaría palabras que no existieran en el diccionario y que jamás nadie llegaría a entender. Manufacturó "porcil", "sabas" y " compesio", pero las consideró fáciles y sintácticamente débiles y sintió pena de su atrofia mental. Ocho lágrimas espesas cayeron de sus ojos y recorrieron sus mejillas como si fueran hilillos de cristal líquido, pero se evaporaron antes de mojar sus labios duros y desprovistos de emoción. Acurrucándose en un rincón oscuro, meditó en silencio mientras la rabia se balanceaba incesantemente, y cuando cerró los ojos creyó ver a dios. No era el Dios del que se habla en las escrituras pero su luz centelleaba a lo largo de la estancia; mientras trataba de comprender los misterios de su agonía un ruido seco le saco del letargo. En las tres últimas horas sólo había sido feliz durante cinco minutos y calculó las horas de felicidad verdadera que había tenido en su vida. Cuando encontró la cifra, una niebla espesa cubrió su delirio. Entonces comprendió los "porqués" y algunos "cuantos"  y "cómos" de su existencia. Penetró entre los recovecos de su apatía y descubrió una mancha en la que nunca había reparado antes. La pintó de varios colores y la bautizó con su nombre.


O QUIZÁ FUE ELLA


Le gustaba acariciarse el cabello mientras forzaba sus recuerdos a mantenerse despiertos; únicamente lo hacía por desesperación, sin importarle la razón. Siempre había pensado que no existen los deseos y que estos sólo se materializan cuando las fuerzas biológicas decaen, pero los sabores que se arremolinaban en su intimidad transformaban la agonía en fe infantil. Las intenciones eran buenas pero no así la forma de atraerlas, engañarlas y esclavizarlas para que siguieran a su lado. Cuando un destello de energía la arrancó de su imperfecta ensoñación ya fue demasiado tarde, todos los recuerdos que significaban algo se deslizaron contracorriente y desaparecieron de su memoria, en esos momentos herida de muerte. Presa del pánico, se concentró en un millón de espíritus que no existíann y su cuerpo se volatilizó entre tinieblas dejando una habitación solitaria huérfana de moradores y exenta del calor que proporciona la vida.

lunes, 3 de octubre de 2011

El poder de la superioridad

Victoria Contreras, "La revolución española" (1999)


Umbaba lemeke tafadhali nataka bia, mbaya taboka simba habari nisaidia.
(Mariano Rajoy)


Estaréis de acuerdo conmigo en que las ilustres palabras del señor Mariano Rajoy están repletas de sabiduría, moderación y fe humana. No podía ser de otra manera en un sujeto que desprende tanta nobleza, tanta honestidad, abolengo y alcurnia como la que nos falta a los que aborrecemos la charlatanería y el embuste más socializado. No tengo más que mirar a los ojos de don Mariano para saber que es un héroe de la clase obrera y que el partido que él representa es la salvación para millones de españoles hambrientos de moral laica y desenfreno moderado. Si tuviera que elegir un dios que me represente en la tierra, él sería mi elegido. Tiene carisma, don de gentes y ese peculiar ceceo ofídico que tanto me excita.

¿Y qué decir de la lustrosa colla de sempiternos genios que le acompañan? Cuando me concentro y materializo el rostro griego de Javier Arenas siento una especie de orgasmo que me impide concentrarme en la belleza femenina. Semejantes sentimientos son los que me inspiran cada uno de sus secretarios, vicesecretarios y componentes de los comités electorales. ¿Alguien ha podido resistir la visión de los preciosos ojos de Ana Mato sin sentir que su existencia está plenamente justificada? ¿Algún mortal que se precie de serlo no ha sentido alguna vez unos libidinosos deseos de lamer y besar la totalidad der cuerpo perfecto de Esteban González Pons? Cuantas veces he dado gracias a Dios y a la virgen por permitir la existencia de Nicolás Montoro y su fe inquebrantable en el progreso y prosperidad de los que pertenecemos al vulgo, su vulgo.

Si pudiera elegir mi próxima reencarnación sin duda sería la de bedel en la sede nacional del Partido Popular de Madrid, sita en la calle Génova, pues así estaría en contacto directo con estas mentes lucidas del siglo XXI y aprendería lo que décadas de vivencias me han ocultado. Mi deificación de estos hombres y mujeres de pensamiento libre ha llegado hasta el punto de bautizar a mis hijos y animales domésticos con sus nombres y, si en el futuro más próximo el altísimo me lo permite, pienso hacer oposiciones para el departamento de limpieza que desinfecta las letrinas de estos grandes entre los grandes y supremos liquidadores de todo lo que impida que España siga siendo lo que siempre fue: una grande y libre.

sábado, 1 de octubre de 2011

El ciborio del senescal y las noches rojas

Félicien Rops, "La muerte en el baile de máscaras" (1865-75)

A veces me veo como el criado y administrador de una Casa Real inexistente. Una especie de siniestro personaje con un montón de oscuros secretos, que se arrodilla delante de un ciborio de oro alquímico con incrustaciones de marfil y le rinde pleitesía. No importa si la sumisión es parte de una estrategia; no importa si detrás de la cogulla se esconde un alma miserable y ruin; no importa si sobre la cruz templárica exquisitamente bordada hay una mancha extrema y decadente.

La Liturgia de las horas se pierde entre los pedestales con doseles bellamente trabajados, haciendo que el eco del fin de los días resplandezca ante la luminosidad opaca del tiempo. Puedo escuchar cánticos, salmos, antífonas, himnos; puedo sentir las oraciones surgidas de las miserias pegándose como mantequilla derretida en el manto de mis ensoñaciones. Dirijo mis viejos ojos hacia las vidrieras multicolores que sólo reflejan el resplandor de las noches rojas; intento predecir los ruidos que huyen de los sarcófagos de piedra tallada, pero sólo puedo escuchar murmullos de silencio inmortal. He profanado el recuerdo de los santos mártires y sus vigilias; he mancillado el polvo desgastado que descansa sobre los libros eternos. Cuando de entre las cenizas vetustas que emborronan la memoria de los cuerpos lapidados por orden de las creencias, cuando todas las epístolas que envilecen el futuro de los hombres, transformando las ideas en senectud enferma puedan ser malditas, será el momento de preparar la pira y santificar las fiestas.

Mi uniforme de mayordomo esta descolorido, raido y presenta descosidos visibles que no me preocupan en demasía. El ciborio litúrgico descansa en un baúl de cedro junto con otras pertenencias del pasado. Ahora que mi futuro está agotado puedo rasgar en mi presente sin miedo ni vergüenza. No tengo temor porque soy mezquino; no temo a la muerte porque siempre ha sido mi aliada, mi amante, mi amiga. Las noches rojas siguen calentándome las venas pero al mismo tiempo produciéndome un placer indescriptible del que nunca renegaré.